TODO NOMBRE TIENE UN PORQUE...

Todo en esta vida tiene una razón, un por qué, calquier nombre viene por alguna circunstancia... y el nombre de nuestro blog también lo tiene... La temporada pasada fué un mal año para el esqui de travesía en nuestras queridas montañas cantabras. Terminaba 2011 y casi "no habiamos tocado pelo". Y un día en el rocodromo entrenando un poco con un grupo de amigos, y ante una pequeña nevada que se supone había caido en la zona alta de la Cordillera uno de los presentes dijo... Hay nieve, allí hay nieve. Hay que ir! aunque se jodan!... estoy harto de ponerme los esquis encima de la alfombra del salón... aunque se jodan!

Y así ha nacido aunquesejodan.blogspot.com



jueves, 3 de abril de 2014

PICO SAN CARLOS (MACIZO ORIENTAL) - Visita al Santo en medio de la Surada

Llega el viernes, la predicción para el sábado no es buena y todos tenemos cara de Poker. ¿Donde vamos mañana? Nos miramos los unos a los otros. Sabemos que el viento Sur va a meter las nubes en la montaña y que probablemente acabe lloviendo. Alvarito lanza la primera piedra: Vamos al macizo oriental, donde estaremos más resguardados del viento, y allí veremos. Guti apuesta por ir a lunada, pero nadie le sigue la jugada -allí el viento Sur parece que puede pegar más fuerte-.

Al final Alvarito triunfa, y a las 7 hs estamos camino de Sotres. Esta vez nos juntamos dos equipos, uno de raqueteros -Paco, Carlos y Marcos, apoyados por Remo- y otro de palilleros -Oli, Guti, Alvarito, Felipe y yo-.

El aparcamiento que está al lado del Jito de Escarandi estaba totalmente limpio de nieve. Había pasado la máquina y no hubo problema para aparcar allí arriba.


Empezamos con ganas la subida hacia el casetón de Andara. Las nubes nos impedían ver más allá del Macondiu, por lo que aún teníamos dudas de nuestro destino.


Después del último paquete caído esta semana, la canal de las vacas y la cara Norte del Macondiu tenían este aspecto.


Tenemos el refugio de Andara a tiro de piedra, y seguimos sin ver la cosa muy clara. Además, parece que el viento pega con fuerza, pues las nubes se desplazan a gran velocidad.


Hacemos una parada en el Refugio de Andara para recomponer el grupo y esperar a los raqueteros, que vienen guiados por Remo.



Tras la pausa, decidimos subir dirección a las minas.


Llegando a las minas, decidimos tirar para la Norte del Pico San Carlos, a ver si la canal está en condiciones para esquiarla.


La ausencia de sombras, debido a las nubes, y el brillo de la nieve hizo que nos costase un poco encontrar la mejor traza. Las pendientes parecían homogéneas, pero la realidad era bien diferente. Cada poco tiempo nos encontrábamos con algún escalón inesperado que había que sortear con tiento.


Vamos llegando a la Vega del Hoyo Oscuro que se encuentra bajo el Pico San Carlos, para lo cual sorteamos por el Este la Rasa Inagotable.


En el descenso al Hoyo comprobamos que en esta zona la nieve se encuentra sin transformar. A ver si hay suerte y en el San Carlos está igual...


Ahí tenemos la entrada a la "canal" Norte del San Carlos. Tiene buena pinta, aunque solo se ve la mitad. El resto está escondido tras una espesa nube.


La canal no tiene gran inclinación, lo que nos permite avanzar cómodos...


Si no llega a ser porque la humedad de las pieles de foca provocaba que se formasen constantes e incómodos zuecos en la base de nuestros esquís.


Nos vamos metiendo en la nube, mientras tanto, Alvarito se sacude los zuecos.


La pala final del Pico la subimos en medio de la niebla. El viento en este punto resulta un poco incómodo, pero hacemos una corta espera para reagruparnos y evitar perder las referencias. Tenemos que sacar nuestros GPS para comprobar la ubicación exacta de la cumbre, aunque Oli tenía bien cogida la referencia buena en unas piedras que limitan por un extremo esta pala.



Y, de repente, ahí está!!! El Santo en la cumbre. Pico San Carlos o Pico del Sagrado Corazón (2212 mts).


Parece mentira, pero justo en este punto el viento nos concede una tregua y nos permite disfrutar del momento.

Aquí tenemos a Oli y Felipe llegando a la cumbre.


Aquí tenemos a Guti y Alvarito llegando a la cumbre.


Oli se crece en la cumbre y comienza a impartir instrucciones: "Mueve hasta allí!!!!"


Le hacemos caso y nos saca una pedazo foto en la que salimos todos los miembros de la expedición.


Nos calzamos los esquís en la misma cumbre e iniciamos el descenso.



En la bajada tenemos que andar con un poco de cuidado al principio para evitar por un lateral unas placas de hielo, pero la nieve está sin transformar y podemos disfrutar del descenso.

En la foto, Alvarito se pina con Oli. Claro, estando en la parte superior de la ladera, cualquiera se crece...  jejeje. Al final la sangre no llegó al río.


Guti lo pasó fatal en el descenso. No hacía más que quejarse. En esta foto se ve lo mal que lo estaba pasando, jejeje.


Venga chavales, a disfrutar, que ya se va terminando la canal.




En la parte final del descenso, nos desviamos hacia la collada de Trasmacondiú, para buscar un descenso más continuo hacia el refugio.


De vez en cuando toca remontar unos metros.


Para llegar a la Collada tuvimos que calzar de nuevo las pieles -es una subida corta, pero las pieles son necesarias para remontar este tramo-.

Aquí aprovechó Oli para hacer una foto a las gafas de Felipe, donde salen todos menos yo, buaaaahh. El niño nos ha salido artista, que se le va a hacer, jejeje. Mira que bien quedó la foto:


En la Collada nos encontramos con un pedazo ventisquero que asemejaba a una inmensa ola que parecía que quería tragarnos... jurrrrrrr



Como llegar hasta la Collada nos pareció poco, subimos unos metros más hasta el primer resalte rocoso del Macondiú, para así prolongar el descenso lo máximo posible.



Porque el día no estaba muy cristiano... si no, acabamos en la cumbre del Macondiú, que estaba a menos de 100 metros. En este punto calzamos los esquís como buenamente pudimos y empezamos el último descenso de la jornada.




Descendemos directos hasta el Refugio de Andara, donde nos cuentan que nuestros compañeros raqueteros ya han bajado hacia el aparcamiento.


El resto de la bajada la realizamos por la Canal de las Vacas, donde encontramos la nieve bastante húmeda y pesada.




Llegamos al aparcamiento tras casi cinco horas de ruta y, viendo como estaba la cosa por allí arriba -empezaba a llover-, decidimos cerrar la jornada con una buena pitanza en Arenas de Cabrales junto con Joel, con el que nos encontramos al llegar al pueblo y nos estuvo explicando por donde van las carreras de Trail programadas por la zona -flipamos con la vista desde el valle de la subida que se han inventado para el Km Vertical. Tiene una pinta impresionante!!-.

Sábado 28 de marzo de 2014


Track de la ruta en:

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=6466036

4 comentarios:

  1. Esa Canal del Sagrado corazón siempre nos ha tratado bien jejeje.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien relatado Miguelin...¡¡ buen día pasamos entre risas y vaciles......vamos, como siempre jejeje¡¡

    ResponderEliminar
  3. Muy bien relatado Miguelin...¡¡ buen día pasamos entre risas y vaciles......vamos, como siempre jejeje¡¡

    ResponderEliminar